Alma de África nace en Jerez de la Frontera (Cádiz), a pesar de no ser un municipio con un elevado porcentaje de personas extranjeras, es cierto que en los últimos años se ha producido un incremento considerable de africanos en esta zona, principalmente jóvenes subsaharianos de diferentes nacionalidades, culturas, idiomas y religiones, pero todos ellos curiosamente unidos por un significativo nexo común, que no es otro que su pasión por el fútbol.

Fue esta pasión la que llevó a un grupo de estos inmigrantes hace más de seis años a reunirse todos los domingos en la pradera hípica de Chapín de Jerez, simplemente para jugar al fútbol.

Este hecho llamó la atención de un ciudadano que, aprovechando sus paseos por la zona, observaba semana tras semana como los africanos disputaban su partido. Observándolos advirtió como los jugadores, por su carácter competitivo, pasaban más tiempo en discusiones que en la práctica del fútbol: discusiones a la hora de elegir equipos, al escoger campo o en determinar qué acción era o no falta, saque de esquina o penalti.

Impulsado por el alma de su hermana “Macar” recientemente fallecida y que era muy sensible y cariñosa con este colectivo, decidió ofrecerse a ayudarlos, determinando que para empezar necesitaban un árbitro.
Pero este árbitro se convertiría posteriormente en su entrenador y presidente, Alejandro, y este grupo de inmigrantes pasaría a ser un equipo único a nivel mundial al ser el primero con estas características.

Éste es un proyecto para la integración multicultural con el fútbol como elemento fundamental, ayudado por su lenguaje universal, facilitador de comunicación y basado en los valores de colaboración y cooperación de sus integrantes. Estos valores dentro de las relaciones sociales son algunos de los principales factores para la mejora de la calidad de vida, al igual que la participación y las condiciones de salud. Y todos ellos (colaboración, cooperación, participación y salud) los engloba la práctica del fútbol.

Todo se fundamenta en la necesidad del colectivo de practicar el deporte que les apasiona, frente a las precarias condiciones para satisfacerla. Falta de organización, terreno de juego en mal estado e inexistencia de material deportivo adecuado, eran algunos de los problemas que dificultaban la realización de la actividad.

Para poder poner en marcha las acciones adecuadas y conseguir los recursos que dieran respuesta a estas necesidades, se entendió que la constitución de un equipo de fútbol era lo más oportuno. En diciembre 2014, toman contacto con la ciudadanía al disputar un Torneo Solidario llamado “I Torneo Alma de África” pero no es hasta mayo de 2015 que se constituyen como “Asociación Deportiva sin ánimo de lucro”.

1-historia-pestana-2 img-responsive